Image Image Image Image
Experiencia

Contamos con más de 19 años de experiencia en el sector veterinario

Profesionalidad

Nuestro equipo está formado por personal altamente cualificado y con amplia experiencia

Referencia

Somos especialistas en traumatología y cirugía ortopédica

Calidad

Los excelentes resultados de nuestros servicios nos avalan

El caso de Lolo: cuerpo extraño esofágico

Aunque ya sabemos que a la mayoría de ellos les encantan, para que nuestros amigos y lectores tengan en cuenta la importancia de NO darle huesos a nuestras mascotas por los riesgos que esto conlleva, os vamos a contar el caso de Lolo, un Bulldog francés de unos siete años que acude a nuestra clínica con un cuerpo extraño en el esófago.

Según nos contó su propietaria cuando llegaron a la clínica a principios del mes de junio, estaban en fiestas en su localidad y tuvieron una comida familiar. Aparte de Lolo, en la casa también se encontraban otros perros de la familia a los cuales suelen darle algún huesillo de vez en cuando. Aunque su propietaria ya les había advertido que no le dieran huesos a Lolo, éste consiguió hacerse con uno de los huesos de los otros perros, siendo imposible quitárselo de la boca y terminando tragándolo.

Transcurre poco tiempo cuando los propietarios empiezan a ver que este pequeñajo comienza a encontrarse mal, y deciden traerlo a que le echemos un vistazo. Una vez en la clínica, la propietaria nos cuenta la historia, se valora y se concluye que puede tratarse de un cuerpo extraño esofágico, algo que se confirma con la radiografía. Se trata de un hueso de vértebra alojado en la entrada del estómago.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como siempre, se explican las posibilidades que tenemos, entre ellas, la extracción por endoscopia, ya que el esófago es un órgano bastante delicado. Si no se consigue, se tendrá que extraer mediante cirugía. Por suerte para Lolo, la extracción mediante endoscopia funcionó y se observaron pequeñas lesiones en la mucosa del estómago y del cardias. 

 

Tras la endoscopia, Lolo tuvo que quedarse hospitalizado en la clínica con fluidoterapia y nutrición parenteral, ya que además de las lesiones antes mencionadas presentaba regurgitaciones. Este perrito tuvo mucha suerte ya que su propietaria y amigos vinieron a visitarlo todos los días.

Tres días después de la intervención las regurgitaciones habían cesado, y se le administró alimentación gastrointestinal, si la evolución seguía siendo tan positiva, en un día regresaría a casa.

Sin complicaciones al día siguiente, el equipo de Fauna decide darle el alta a Lolo, aunque deberá continuar con medicación durante un tiempo y llevar una alimentación especial (muchas veces al día, en pocas cantidades y sin excitar). Se le recomienda alimento intestinal.

Lolo está completamente recuperado, pero, insistimos en que es muy importante que sigáis nuestro consejo y no deis huesos a los perros, puede que no pase nada, pero con esta práctica estáis poniendo en serio peligro la salud de vuestras mascotas.