Image Image Image Image
Experiencia

Contamos con más de 19 años de experiencia en el sector veterinario

Profesionalidad

Nuestro equipo está formado por personal altamente cualificado y con amplia experiencia

Referencia

Somos especialistas en traumatología y cirugía ortopédica

Calidad

Los excelentes resultados de nuestros servicios nos avalan

El fascinante caso de Enzo

A veces la recuperación de las mascotas tras sufrir un accidente es lenta, pero se consigue una recuperación completa, como en el caso de Enzo, un precioso Shar-Pei de tan sólo 10 meses que llegó a la clínica tras ser atropellado por un coche.

Tras una primera exploración y un par de radiografías, el diagnóstico del equipo de traumatología fue de fractura diafisaria de húmero en espiral, con una gran esquirla y una luxación coxofemoral en la extremidad izquierda posterior. Tras comentarle a sus dueños la difícil situación en la que nos encontrábamos, se decide que pese a que el camino iba a ser duro debíamos intentar repararlo.

De este modo, el equipo se puso manos a la obra para que Enzo se recuperase de sus fracturas. El primer día se realizó una sedación profunda para colocar la cabeza del fémur en su lugar natural, consiguiendo este objetivo a la primera. Y al día siguiente se le realizó una cirugía para reparar el húmero. Tras una larga intervención, se consiguió colocar una placa con 7 tornillos reconstruyendo el hueso.

Para mayor seguridad y para lograr un postoperatorio más efectivo se llegó a un consenso entre veterinarios y propietarios, en el que se decide dejarlo hospitalizado en Fauna y así asegurar su completa recuperación. No obstante poco duró nuestra alegría, ya que a los pocos días el inquieto Enzo soltó la placa. Fue necesaria una nueva intervención, en la que se recolocó la placa y se pusieron unos fijadores externos para conferir mayor estabilidad.

A los 15 días de esta segunda operación, Enzo, en un mal movimiento luxó de nuevo la cadera. En este caso se tomó la decisión de intervenirlo quirúrgicamente. Se recolocó la cabeza femoral en el acetábulo y se fijó el músculo glúteo profundo mediante un tornillo y una arandela craneodorsal y muy cerca del acetábulo.

Afortunadamente, tras dos meses de hospitalización, durante los cuales que Enzo se ha convertido en uno más del equipo de Fauna, este simpático Shar-Pei se ha recuperado totalmente y puede pasar estas próximas fiestas navideñas con su familia.

¡Bravo por Enzo, todo un campeón!