Image Image Image Image
Experiencia

Contamos con más de 19 años de experiencia en el sector veterinario

Profesionalidad

Nuestro equipo está formado por personal altamente cualificado y con amplia experiencia

Referencia

Somos especialistas en traumatología y cirugía ortopédica

Calidad

Los excelentes resultados de nuestros servicios nos avalan

Mi gato..., ¿tendrá dolor?

Los propietarios de gatos muchas veces se hacen esta pregunta: “ ¿cómo sé si lo que le ocurre a mi gato es que tiene dolor?” Y es que los felinos son especiales hasta para esto.

La manifestación del dolor no es igual en todas las especies y por ello es recomendable que los propietarios de gatos conozcan cuáles son los “síntomas” que nos pueden estar indicando que algo no va bien y que quizá nuestro felino tiene dolor.

 

                

 

 

¿En qué me debo fijar?

Hay una serie de características que comunmente manifiestan los gatos cuando están sometidos a alguna condición dolorosa.

  • Puede parecer que está más agresivo
  • Duerme en un lugar diferente del habitual
  • Ya no le gusta tanto salir de casa
  • Se vuelve más “solitario” y no pasa tanto tiempo buscando la compañía de otros gatos o de sus propietarios.
  • Tiene menos ganas de jugar
  • Está más quieto de lo habitual
  • Se acicala menos que antes
  • Parece que le cuesta saltar o bajar de los sitios
  • Maúlla más de lo habitual
  • Tiene menos apetito

 

¿Qué debo hacer si sospecho que mi gato tiene dolor?

Nadie conoce mejor a su mascota que el propietario que la cuida y la acompaña a diario, por lo que estos cambios de comportamiento no le pasaran desapercibido.

Por eso, si sospechas que tu gato puede estar padeciendo dolor, lo primero es solicitar una consulta veterinaria en la que un profesional analizará el caso para valorar si es posible que, efectivamente, estos cambios de comportamiento del gato pueden deberse a alguna condición dolorosa o, por el contrario, podemos descartarlo y fijaremos entonces nuestra atención en otro tipo de variantes causales de estas modificaciones de conducta.

                                                                                                                                                 

 

 

¿Y si me confirman que existe alguna condición clínica por la que el gato presenta dolor?

En este caso, lo que tengamos que hacer dependerá siempre de cuál sea el motivo del dolor en nuestra mascota. Habrá cierto tipo de patologías que, mediante la correcta atención veterinaria, tratamiento y los correctos cuidados por los propietarios, podrán revertirse total o parcialmente y, por lo tanto, aliviar el dolor de nuestro amigo.

En algunos casos, el veterinario indicará la neacesidad de hospitalizar al animal, bien porque sean necesarias pruebas o análisis periódicos, o bien porque precise fluidoterapia intravenosa o por otros cuidados que sólo se pueden llevar acabo con garantías en una clínica veterinaria. Pero en la mayoría de ocasiones, una vez diagnosticada su enfermedad, el gato puede regresar a su domicilio y continuar allí el tratamiento adecuado.