Image Image Image Image
Experiencia

Contamos con más de 19 años de experiencia en el sector veterinario

Profesionalidad

Nuestro equipo está formado por personal altamente cualificado y con amplia experiencia

Referencia

Somos especialistas en traumatología y cirugía ortopédica

Calidad

Los excelentes resultados de nuestros servicios nos avalan

Y ahora que soy anciano..., ¿me cuidas?

Cuando llega a casa un cachorrito nos parece aún muy lejano el pensar en que algún día se hará mayor y será un anciano, pero si todo va bien, ese día llegará y debemos conocer cómo cuidar de un perro/gato geriátrico puesto que sus necesidades y lo que podemos esperar de él también van a variar con el tiempo.

¿Qué es el envejecimiento?

Es un estado fisiológico natural al que hay que intentar llegar en el mejor estado posible. No es sinónimo de enfermedad, pero lo cierto es que son animales caracterizados por su vulnerabilidad, ya que son susceptibles de padecer numerosas patologías derivadas del desgaste natural.

Se estima que en los perros la edad sénior varía según las razas entre los siete años (razas grandes) y los 11 (pequeñas) con variaciones genéticas y según el estilo de vida que hayan llevado.¡ Algunos perros han superado incluso los 20 años!

 

Nutrición adaptada

Los cambios en el metabolismo y en los niveles de actividad asociados a la edad hacen que engorden o adelgacen. Además, sus requerimientos dietéticos se modifican porque se producen cambios en los riñones, el hígado y el corazón, de modo que las necesidades de sodio, fósforo, proteínas y grasas serán diferentes. Tampoco su proceso digestivo es igual que años atrás, por lo que precisan nutrientes de alta calidad y un nivel ligeramente más alto de fibra.

Lo ideal es que un veterinario, tras una evaluación de su estado físico,  informe al propietario de los servicios y productos que mejor se adecuen a cada animal sénior.

 

Ejercicio físico para mayores

La actividad física adecuada le proporcionará a un paciente geriátrico lo siguiente:

  • Un correcto tono muscular.
  • El mantenimiento de la masa corporal
  • El estímulo adecuado para la circulación
  • Se favorece la eliminación de excrementos.

 

Revisiones veterinarias

Una de las mejores maneras en que un propietario puede contribuir al bienestar de su mascota geriátrica, es la de procurarle periódicas revisiones veterinarias, en las que se realice un chequeo completo que incluya: revisión del estado físico general, analítica de sangre, analítica de orina y heces si fuera necesario, así como pruebas complementarias (radiografías, ecografías, etc.) si el veterinario lo considerara oportuno. De este modo, conoceremos mejor las particularidades de cada animal y podremos ofrecerle los mejores consejos para cuidar de su salud.