Image Image Image Image
Experiencia

Contamos con más de 19 años de experiencia en el sector veterinario

Profesionalidad

Nuestro equipo está formado por personal altamente cualificado y con amplia experiencia

Referencia

Somos especialistas en traumatología y cirugía ortopédica

Calidad

Los excelentes resultados de nuestros servicios nos avalan

Blog de noticias y consejos - Agosto 2013

Uno de los accidentes más frecuentes que sufren los gatos domésticos, sobre todo en la época veraniega, es la caída desde grandes alturas (ventanas o balcones), lo cual ha dado origen al denominado ‘síndrome del gato paracaidista’ o ‘gato volador’. Este tipo de caídas se producen principalmente por el instinto cazador de los gatos, que les lleva a pasearse por los sitios más inverosímiles en busca de sus presas, por la falta de experiencia en los gatos jóvenes, por el comienzo de la actividad sexual e incluso, por quedarse dormidos en los alféizares de las ventanas y cornisas. Y aunque los gatos son animales muy ágiles, no son conscientes de la altura a la que se encuentran, por lo que cualquier distracción u error de cálculo puede ser fatal y provocar que terminen en el suelo. Las 7 vidas del gato Aunque pueda parecer lo contrario, existe mayor probabilidad de que un gato sufra lesiones serias si cae desde una altura baja que desde un piso más alto. Esto se debe al sentido del... leer más
Con el verano uno de los peligros más graves a los que se enfrentan nuestras mascotas es el denominado golpe de calor. Las altas temperaturas de esta época del año son muy perjudiciales para ellos y un pequeño descuido puede llegar a ser fatal. En este post os explicamos sus síntomas, cómo actuar si vuestro perro sufre un golpe de calor y sobre todo, como prevenir que se produzca. ¿Qué entendemos por golpe de calor? El golpe de calor es una elevación de la temperatura corporal del perro, que traspasa los límites tolerables para su organismo. En condiciones normales, los perros tienen una temperatura que oscila entre los 38°C y 39°C, por lo que tienen poco margen cuando ésta sube. Además, los perros están peor adaptados que los humanos para soportar el calor, ya que carecen de glándulas sudoríparas y solo pueden eliminar el calor a través de las almohadillas de sus patas, zonas con poco pelo, como el vientre y el jadeo. Por ello, si su temperatura corporal alcanza los 42°C o 43°C,... leer más